«

Demarcación científica

No creo que sea posible la “demarcación” de la ciencia, la distinción entre ciencia y no ciencia por un criterio seguro (ejemplo paradigmático: el de Popper).

¿Qué pienso yo sobre las “pseudociencias” si no creo en la demarcación? Primero que nada: hay casos muy importantes en los que la demarcación ciencia/pseudociencia pasa por responder una pregunta científica posta, sobre la realidad, y no una mera pregunta metodológica (sobre qué actitud tenés). Ponele que un grupo de investigadores desarrolla un programa de investigación basado en una conjetura X. Ponele que otros investigadores hacen lo mismo, basados en una conjetura Y. Los segundos investigadores “refutan” la conjetura X, pero bajo la conjetura Y. Entonces para los segundos los primeros hacen pseudociencia, pero los primeros no se dan por aludidos porque no creen en Y. Estas cosas pasan. Pasan cuando hay experimentos de por medio, cuya interpretación depende de una teoría: si aceptás la teoría, el experimento “refuta” una teoría rival, pero si no la aceptás te parece inconcluyente. Otra cosa: ¿cómo sabés si el experimento está bien hecho, bien llevado a cabo? A veces necesitás una teoría controvertida para decir, ponele, que tus instrumentos son confiables. (A veces la fuente de desconfianza pasa por fuera de la teoría: por la pericia práctica del operario o por la honestidad del investigador.) Resumen: para mí el problema de la demarcación está en que es imposible hacer una distinción a priori entre cuestiones metodológicas (por donde pasaría la demarcación) y cuestiones fácticas. Hay teorías que sostienen verdad y teorías que sostienen falsedad; esa distinción me parece bien, y nadie espera que haya un criterio a priori para demarcar unas de otras. Igualmente no creo que haya un criterio único para distinguir ciencia de no ciencia en todos los casos, que justifique la idea de demarcación.

Vos podés decir: pero hay casos en los que es obvio; esos casos justificarían el uso del concepto, por más vago que sea. El ejemplo sería el té chino que asegura que te hace bajar de peso porque la física cuántica así lo dice. Es obvio que no es “científico” eso. Pero igual yo digo que resistamos la tentación de decir que no es científico. Seamos más específicos: si hay algo claro y cero problemático es que la física cuántica no tiene nada que decir sobre la efectividad del té chino. Mirá todos los programas de física cuántica en todos los centros de investigación del mundo (más o menos reconocidos por universidades o revistas confiables) y preguntale a un representante de cada uno: todos te van a responder que no, que la física cuántica no tiene nada para decir sobre el té. Suficiente. No hace falta aceptar algo súper controvertido como es el criterio de Popper. No necesitás demarcación ciencia/pseudociencia para desasociar al té chino de la física cuántica mínimamente seria o reconocida como tal. Usar algo tan delicado como un criterio de demarcación contra el té chino es como matar un mosquito con una bazuca (y una bazuca a la cual el tiro le puede salir por la culata).

¿Qué pasa con el psicoanálisis? ¿Es ciencia o pseudociencia? Me parece una mala pregunta. ¿Está bien que se enseñe en la UBA, o que se den becas conicet a investigadores en psicoanálisis? Esa me parece una pregunta mejor. ¿Está bien que haya psicoanalistas en hospitales públicos? Todavía mejor. Pero no creo que ningún criterio de demarcación científica tenga la respuesta. ¿Cómo se responden esas preguntas? No lo sé a priori. Tendría que ponerme a leer un montón sobre el tema, escuchar todas las voces y formar una opinión. Si hay teoría, experimentos, y ese tipo de cosas, también voy a tener que enterarme en cierto detalle cómo funcionan, qué dicen, y ver si me convencen. Pero no hay un criterio a priori, tipo un algoritmo por el que pueda pasar esas cosas y que me diga OK o NO OK.

Creo que no hay distinción entre metodología y ciencia; no es que Dios (o San Popper) te entrega la metodología, como algo que nunca en tu vida vas a cuestionar, y a partir de ahí te ponés a hacer ciencia, nunca discutiendo la metodología. Al contrario: el progreso de la ciencia está, en parte, en modificar la metodología recibida; hasta que “ganes” vas a recibir un montón de acusaciones de pseudociencia. (¿Cómo “ganás”? La “naturaleza” tiene que estar de tu lado, por supuesto, pero también tenés que convencer a los humanos. No queda claro dónde termina convencer-a-los-humanos y dónde empieza que-te-dé-la-razón-la-naturaleza.) Neurath decía que cuando hacés ciencia es como que estás en un barco (la metodología) que tenés que arreglar en altamar. Los criterios de demarcación buscan ponerse como un piso sólido sobre el que moverte. Bueno, no hay ese piso sólido, y no lo necesitamos.

Otra idea (llamada fisicalismo) es que hay una “metaciencia” y es la física. Un cuerpo teórico es “ciencia” si o bien es la física, o bien sus entidades y sus leyes se pueden reducir a entidades y leyes físicas. Vale transitividad, por supuesto. Entonces la química es ciencia porque se puede reducir a la física; la biología es ciencia porque se puede reducir a la química. La psicología podría ser ciencia en tanto se pueda reducir a la biología. Ahora bien, que la química se pueda reducir posta a la física es algo muy discutido, y con la biología es aún peor. ¿Hasta que no estén resueltas totalmente esas disputas vamos a dejar de llamar ciencia a la química y a la biología? ¿Cómo sabemos si esas disputas están resueltas totalmente? ¿El cuerpo teórico que se use para justificar que la química es reducible a la física, es en sí reducible a la física? Parece una estupidez todo esto, pero hay discusiones posta sobre estas preguntas. (Para determinar si hay reducción o no es relevante la filosofía del lenguaje; ¿se pueden reducir a la física los conceptos de la filosofía del lenguaje? Buena pregunta: Hartry Field decía en los 70 que sí -ahora creo que ya no, no sé bien-; Putnam está convencido de que no. ¿Cuál de los dos tiene razón? No creo que la física tenga una respuesta.)

Conclusión: no hay demarcación. ¿Entonces? Hay que evaluar caso por caso. Usar las ciencias (y no La Ciencia) para refutar estafadores (como sería el té chino) está perfecto, obviamente. Pero quejarse de que tal cuerpo teórico es defectuoso porque no es parte de “La Ciencia” es estúpido, no se sustenta en nada.